Profesor Luis Riveros Cornejo

Prof. Luis A. Riveros

INGRATA REFLEXION 08.04.17

Una imagen que lleva a una muy ingrata reflexión.  En el pasado, la educación disciplinaba a niños y jóvenes en un proceso de socialización que les permitía aprender sobre ellos mismos, sobre la trayectoria del género humano, acerca de su medio social y físico de desempeño, en cuanto a sus aspectos valóricos y ciudadanos, y con relación a su proyección en el tiempo.   En esa difícil tarea, la educación tenía a la familia como un poderoso aliado en busca de los mejores resultado: formación de seres humanos íntegros.   Hoy día la educación se concibe sólo como ” un servicio”, que es provisto privada o públicamente, pero que no tiene ese sentido de socialización de los individuos.  Por el contrario, tiene el sentido práctico de ser una actividad que reditúa hacia el futuro, como si solamente esa visión materialista importara en la formación de una persona, y no hubiese más dimensiones privada y socialmente relevantes.  Y por eso la familia, que paga por la educación directamente ella misma, o exige el pago por parte del Estado (como un servicio más al que tiene derecho) no es una aliada en lo sustantivo del proceso educativo, sino que una exigente demandante solamente para buscar resultados que importan únicamente en la dimensión materialista.

Profesor Luis Riveros Cornejo © 2016 Profesor Luis Riveros
Contador de visitas y estadísticas